jueves, 13 de octubre de 2011

DIABETES TIPO II

Anteriormente conocida como “de inicio tardío”  o  “insulinico dependiente”, la diabetes de tipo 2 afecta a 4 de cada 5 personas que padecen diabetes, y tiende a desarrollarse después de cumplir los 40 años. Si padece de diabetes de tipo 2, su cuerpo produce insulina, pero en cantidades insuficientes y/o sus células corporales son resistente a la acción de la insulina, es decir hay insulina peno no receptores,  en pocas palabras hay “llave (insulina) pero no hay chapa (receptores)” .  Inicialmente, su páncreas  responde a la resistencia a la insulina produciendo más insulina, pero, con el tiempo, el páncreas no puede estar a la altura de la demanda de insulina por parte de su cuerpo: esta es la razón por la que el tratamiento cambia con el tiempo. Al principio, la pérdida de peso, la alimentación balanceada y la actividad física pueden mantener sus nieles de glucosa en sangre controlados, a veces durante años. Cuando resulte necesario se le recetarán tabletas que incrementarán sus niveles de insulina en sangre, mejorarán la acción de su insulina o modificarán la tasa de metabolización de los carbohidratos durante la digestión. Eventualmente, es posible que también acabe necesitando inyecciones de insulina.
CAUSAS
Las personas con sobrepeso tienen mayor riesgo de padecer resistencia a la insulina porque la grasa interfiere con la capacidad del cuerpo de usarla. Por lo general, este mal se desarrolla gradualmente. La mayoría de las personas con esta enfermedad tienen sobrepeso en el momento del diagnóstico; sin embargo, puede presentarse también en personas delgadas, especialmente en los ancianos.
Los antecedentes familiares y la genética juegan un papel importante en la diabetes tipo 2. Un bajo nivel de actividad, una dieta deficiente y el peso corporal excesivo (especialmente alrededor de la cintura) aumentan significativamente el riesgo de desarrollarla.
Entre otros factores de riesgo están los siguientes:
Edad superior a 45 años
Colesterol HDL de menos de 35 mg/dL o niveles de triglicéridos superiores a 250 mg/dL
Presión arterial alta
Antecedentes de diabetes gestacional
Intolerancia a la glucosa identificada previamente por el médico
Raza/etnia (las poblaciones de afroamericanos, hispanoamericanos e indígenas americanos tienen altos índices de diabetes)
Síntomas
Con frecuencia, las personas con diabetes tipo 2 no presentan síntoma alguno. En caso de presentarse síntomas, éstos pueden ser:
Visión borrosa
Disfunción eréctil
Fatiga
Infecciones frecuentes o de curación lenta
Aumento del apetito
Aumento de la sed
Aumento de la micción
DISTRIBUCION CALORICA
50% - 55% Carbohidratos
10% - 15% Proteína
20% - 30% Grasa (la grasa saturada hasta un 20% como máximo).
Los que padecen este mal deben poner una atenciòn especial al tipo de alimentos a consumir, medicamentos y ejercicios fìsicos a desarrollar. Los índices de mortalidad (màs del 70%) se pueden prevenir simplemente tomando conciencia. Una dieta equilibrada supone un impacto favorable en la salud, pero una dieta pobre en nutrientes y mal organizadas elevan el riesgo de colapsar la salud.
Los alimentos crudos (vegetales y frutas, pescados) son vitales para el tratamiento de la diabetes, sus enzimas, vitaminas y minerales en su estado natural nutren y curan nuestro organismo.
La actividad física lo puede efectuar sin problema alguno, no necesariamente tiene que asistir a un gimnasio, suficiente que haga actividad muscular de su agrado y esta debe ser metódica y ajustado a sus necesidades.
Frases como del de Hipòcrates "Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina" o  la de Jonathan Swith (polìtico y escritor Irlandés) "Los mejores médicos del mundo son: el doctor dieta, el doctor reposo y el doctor alegría" deben hacernos reflexionar parra llevar a cabo una vida llena de salud y bienestar.

miércoles, 12 de octubre de 2011

DIABETES TIPO I

La diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el cuerpo humano utiliza la glucosa, la forma principal de azúcar en sangre. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos y es la mayor fuente de energía necesaria para estimular las funciones del cuerpo humano.
Después de consumir una comida, su organismo desmenuza los alimentos y los transforma en glucosa y otros nutrientes que son absorbidos en el flujo sanguíneo desde el tracto gastrointestinal. El nivel de glucosa en la sangre sube después de una comida y pone en funcionamiento al páncreas que genera la hormona insulina y la libera en el flujo sanguíneo. Pero en las personas con diabetes, el cuerpo está impedido de producir o reaccionar a la insulina adecuadamente.
La insulina trabaja como una llave que abre las puertas de las células y permite el ingreso de la glucosa. Sin la insulina, la glucosa no puede llegar hasta las células (las puertas permanecen "cerradas" y no hay una llave) de manera que se queda en el flujo sanguíneo. Como resultado, el nivel de azúcar en la sangre alcanza niveles más altos de lo normal. Los niveles elevados de azúcar representan un problema porque pueden provocar varios problemas de salud.
DIABETES TIPO I
Es una enfermedad crónica (de por vida) que ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina para controlar apropiadamente los niveles de glucemia.  Anteriormente conocida como “diabetes juvenil” o “diabetes insulinodependiente” , afecta a menos de 1 de cada 5 personas que padecen diabetes. Generalmente aparece durante la infancia, la adolescencia o al principio de la edad adulta. Sí padece diabetes de tipo I, no produce insulina, ya que las células beta de su páncreas ha sido destruidas. En la mayoría de los casos, esto es resultado de una respuesta autoinmunitaria en la que su sistema inmunológico trata,  por error, a sus células beta como si fueran cuerpos extraños, las ataca y destruye. Esta respuesta puede venir desencadenada  por una infección vírica. Aunque la diabetes de tipo 1 parece desarrollarse de forma súbita, la destrucción de las células beta puede haberse iniciado meses o años antes. No será hasta el momento en que sus células beta funcionen a menos de un 10 por 100 de su capacidad cuando aparecerán los síntomas de la diabetes.
CAUSAS
Existen varias formas de diabetes. La diabetes tipo 1 solía llamarse diabetes juvenil o insulino-dependiente. Este tipo de diabetes puede ocurrir a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. La insulina es una hormona producida por células especiales, llamadas células beta, en el páncreas, un órgano localizado en el área por detrás del estómago. La insulina se necesita para movilizar el azúcar de la sangre (glucosa) hasta las células, donde se almacena y se utiliza después para obtener energía. En la diabetes tipo 1, estas células producen poca o ninguna insulina.
Sin la insulina suficiente, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo en lugar de entrar en las células y el cuerpo es incapaz de usarla para obtener energía. Esto lleva a los síntomas de diabetes tipo 1.
Al cabo de 5 a 10 años, las células beta del páncreas productoras de insulina están completamente destruidas y el cuerpo ya no puede producir esta hormona.
La causa exacta se desconoce, pero lo más probable es que haya un desencadenante viral o ambiental en personas genéticamente susceptibles que causa una reacción inmunitaria. Los glóbulos blancos del cuerpo atacan por error a las células beta pancreáticas productoras de insulina. Algunas personas no tendrán ningún síntoma antes de que se les diagnostique la diabetes.
Otras pueden notar estos síntomas como los primeros signos de diabetes tipo 1 o cuando la glucemia está alta:
Sentirse cansado o fatigado
Sentirse hambriento
Estar muy sediento
Orinar con mayor frecuencia
Perder peso sin proponérselo
Tener visión borrosa
Perder la sensibilidad o sentir hormigueo en los pies
Para otras, los síntomas de advertencia de que se están poniendo muy enfermos pueden ser los primeros signos de diabetes tipo 1, o pueden suceder cuando la glucemia está muy alta (ver cetoacidosis diabética):
Respiración profunda y rápida
Boca y piel seca
Cara enrojecida
Aliento con olor a fruta
Náuseas o vómitos, incapacidad para retener los líquidos
Dolor de estómago
La glucemia baja (hipoglucemia) se puede desarrollar rápidamente en personas con diabetes que estén tomando insulina. Los síntomas aparecen típicamente cuando el nivel de glucemia cae por debajo de 70. Tenga cuidado con:
Dolor de cabeza
Hambre
Nerviosismo
Latidos cardíacos rápidos (palpitaciones)
Temblores
Sudoración
Debilidad
DISTRIBUCION CALORICA
55% - 65% Carbohidratos
10% - 20% Proteína
20% - 30% Grasa
ACTIVIDAD FISICA
Debe ser controlada y moderada. Actividades como caminar, pedalear en una bicicleta estacionaria permiten una mayor circulaciòn sin llegar a la fatiga prematura. El entrenamiento con pesas requiere de un control absoluto y supervisiòn permanente y su duraciòn no debe pasar de los 30 minutos en promedio, una vez adaptado se puede dar el caso de ampliar el tiempo de entrenamiento si fuese necesario.
La dieta debe consistir bàsicamente: el mejor dulce debe ser la melaza no sulfatada (miel de caña de azùcar). Agregar 2 cucharadas soperas de melaza en una taza de agua caliente y tomarlo 1 a 2 veces al dìa. Otra opción es tomar levadura de cerveza en polvo; licuar papaya y agregarle 1 cucharada sopera de levadura de cerveza (no añadir nada de azùcar).
Alimentos que debes evitar: Féculas y azúcares refinados; carne demasiado cocida; patatas cocidas; plátanos, higos, dátiles, pasas; sal, pimienta, mostaza, leche y derivados, alimentos light.
Alimentos que debes consumir: tomate crudo; pepino; espinaca cruda; espárragos, zumo de zanahoria, cereales orgànicos (moderadamente). Las verduras y frutas deben ser orgànicas y comerlas crudas, hay que evitar cocerlas al menos que sea alcachofas, esparragos. Especialistas en medicina ayurvedica  recomiendan tomar zumo de coles de bruselas enteras o en zumo y para mejorar su sabor se puede se puede mezclar con zumo de zanahoria.
En conjunto la dieta y el ejercicio fìsico son una herramienta efectiva para evitar efectos secundarios que afecten la salud. Hoy en dìa con el aporte de la ciencia una persona que padece diabetes puede llevar a cabo una vida normal. Nuevamente vuelvo a insistir la dieta para cualquier constituciòn fìsica y el tipo de entrenamiento debe ser individual. Los ejemplos propuestos pueden variar y esto obedece màs a una respuesta individual y menejo en equipo (familia, mèdico, entrenador, etc).

miércoles, 28 de septiembre de 2011

lunes, 22 de agosto de 2011

VITAMINAS LIPOSOLUBLES

Las vitaminas  liposolubles A, D, E, K,  se disuelven en grasas, aceites y disolventes orgànicos . Tienen la capacidad de almacenarse en òrganos como el hìgado y tejido adiposo. Son solubles en grasas y lo encontramos  en la grasa de los alimentos que la contienen.  Son estables al calor.  Se eliminan por las heces.
Su exceso se almacena en el hígado y tejido adiposo y una dosis elevada en la dieta diaria resulta siendo tóxica.
La mejor fuente de vitaminas liposoluble la encontramos en los alimentos naturales por lo que su suplementaciòn solo es necesario cuando haya una deficiencia.
Hasta el momento se ha demostrado que el aporte de vitaminas a través de suplementos corrige deficiencias de la misma. Sin embargo no hay estudios concluyentes que demuestren que el aporte extra en deportistas con una alimentaciòn estándar produzca una mejoría en el rendimiento, salvo que haya un dèficit.
Las grandes dosis de suplementos vitamìnicos no compensa el gasto o potencial de entrenamiento deportivo, ni dan al deportista una ventaja en la competencia misma o entrenamiento.
En el caso de la vitamina D, si hace necesario suplementar que sea en la presentaciòn de vitamina D3, la mayorìa viene en la forma sintètica D2 y es menos eficaz.































domingo, 24 de julio de 2011

jueves, 30 de junio de 2011

TODO SOBRE LA CELULITIS PARTE III

Tipos de celulitis
Se distinguen tres tipos de celulitis.
Celulitis dura o compacta: como consecuencia de ligeros golpes y leves presiones se producen hematomas y también al pellizcar fuertemente la piel se observan depresiones en forma granulosa. Es dura, siendo la zona afectada la mitad inferior del cuerpo (parte posterolateral del muslo). Puede ser dolorosa al tacto En situaciones normales en que se permanece de pie, se camina o se esta echado tales anomalías no resultan visibles. Este tipo de celulitis se presenta por lo general en mujeres deportistas o bailarinas y mujeres en buen estado general.
Celulitis blanda: Muy común en personas sedentarias; falta de actividad física o  de aquellas mujeres que realizan dietas inconsistentes para bajar de peso, abuso de diurèticos. El exceso de peso afecta  toda la zona, de ahí que exista el riesgo de la aparición de varices y problemas de cicatrizaciòn.
Este tipo de celulitis rara vez presenta dolor. Este tipo de celulitis afecta por lo general la cara anterior de brazos y muslos y se observa en mujeres a partir de los 40 años, asociada a una flacidez de la musculatura.
Celulitis edematosa: se presenta a cualquier edad pero en especial en mujeres adolescentes. La llamada piel de naranja se aprecia a simple vista. De consistencia pastosa y con nudosidades, este tipo de celulitis es dolorosa incluso al tacto simple. Puede presentar los siguientes síntomas: pesadez, edema, varices circulaciòn venosa insuficiente.
Luego de identificar que tipo de celulitis tienes, debes saber que hay 5 grados de menor a mayor gravedad en los que podemos clasificar la celulitis ver siguiente enlace:  
http://sentirmebien.com/belleza/tipos-de-celulitis/
Grado 1:

La piel tiene un aspecto liso y uniforme tanto cuanto estás de pie como acostada y al pellizcarla  aparece la piel de naranja.


Grado 2:

La piel sigue teniendo un aspecto liso y uniforme, pero al pellizcarla o al contraer la musculatura aparece la piel de naranja.

Grado 3:

La piel está lisa al estar acostada, pero al levantarnos ya podemos percibir la piel de naranja.

Grado 4:

Se ve la celulitis tanto cuando estamos de pie como cuando nos acostamos, sin embargo su percepción es leve.

Grado 5:

Es el grado más grave, cuando podemos percibir la celulitis tanto acostadas como en pie, con o sin pellizcos.
Recomendaciones
Antes de realizar cualquier plan para reducir la celulitis, el primer paso es el de acudir a un especialista en dermatología, así tendrás un diagnòstico claro y preciso. Teniendo estos datos ya puedes junto al nutricionista y entrenador (profesional con experiencia en el tema) elaborar una estrategia para reducir de manera segura y eficaz la celulitis.
En el àrea nutricional señale que los germinados son alimentos que contienen gran cantidad de enzimas vivas. Estas enzimas tiene la propiedad de rejuvenecer y reparar a las cèlulas convalecientes y detienen el proceso de envejecimiento. Un metabolismo de los alimentos es correcto cuando hay enzimas. Los germinados son ricos en ácidos nucleicos: ARN, ADN, lo cual protege al cuerpo de la degeneraciòn. Entre los germinados tenemos: germinado de pasto de trigo, germinado de pasto de cebada, germinado de pasto de alfalfa. Estos deben constituir el 25% de la dieta diarìa.
Otra fuente nutritiva para el tratamiento lo encuentras en las algas marinas, si por cuestiòn de tiempo no lo puedes preparar, entonces la opción seria tomar algas espirulina.
Las frutas y verduras frescas y semillas oleaginosas (no cocinadas) constituyen una fuente invalorable, pues aportan enzimas, vitaminas, minerales y antioxidantes y deben ser orgànicos. Cuando un alimento es expuesto a pesticidas, fungicidas, fertilizantes, ofrecen cada vez menor resistencia a plagas y el producto final es un alimento empobrecido en nutrientes. Cuando son procesados, cocinados, enlatados la pèrdida de valor nutricional se agudiza màs. Un alimento orgánico contiene un elevado porcentaje de contenido nutricional. La semillas oleaginosas se caracterizan por tener presente los àcidos omega 3 y omega 6. Recuerda que la materia prima de nuestras cèlulas està constituida por minerales, vitaminas, aminoàcidos, àcidos grasos y agua, todos los cuales nos ayudan a desarrollar inmunidad y resistencia al medio ambiente. Las frutas, verduras y semillas en conjunto  deben constituir el 50% de la dieta diaria.
Los alimentos cocinados debes consumirlo con moderaciòn. De preferencia elegir las menestras (lenteja, garbanzo, frìjoles, pallares) y acompañarlo con proteìna (bonito, jurel, atún, etc) y algùn cítrico para reforzar la absorción de hierro. 
El camote, yuca, arroz integral son otra buena fuente de carbohidratos.
Debes tomar agua filtrada, pues esta libre de metales pesados y ayuda notablemente a reducir la celulitis.  Lo esencial aquì es mejorar la circulaciòn y los alimentos señalados ayudan poderosamente en ese sentido.
Evita los siguientes alimentos: frituras, dulces y postres, alcohol, leche y derivados, yogurt, cigarro, gaseosas, enlatados, etc.
Entrena tres veces por semana y en cada sesión todo el cuerpo. No realices mal los ejercicios. Los ejercicios que puedes realizar son los siguientes: caminar, nadar, bicicleta horizontal, trotadora (esto va a depender del grado de experiencia del entrenado y tipo de celulitis). Puedes realizar ejercicios con pesas pero con moderaciòn y asesorada constantemente.
Algunos tips cuando entrenes en el gimnasio:
- Control en la velocidad de ejecución, si haces ràpido un movimiento, por ejemplo en la prensa inclinada el rebote o golpeteo va a repercutir sobre la zona afectada, además la inercia y el rebote le vas a restar calidad al entrenamiento.
- Respira correctamente. Respirar de manera incorrecta produce un abastecimiento irregular de oxìgeno tanto en las cèlulas como en todo el organismo.
- La carga (peso) obedece a un test de la fuerza màxima, siendo lo recomendado entrenar en la zona de la fuerza resistencia y ocacionalmente en la zona de fuerza máxima si la persona es muy experimentada (ver articulo fuerza màxima) De esta manera se puede hacer un programa a largo plazo.
- La carga aeróbica debe ser variada para evitar el aburrimiento. La frecuencia es de tres veces por semana y en un rango de tiempo de 20 a 40 minutos por sesión de entrenamiento.
Las recomendaciones encaminadas a combatir de manera eficaz y segura la celulitis, sòlo es posible efectuarla en conjunto, donde la medicina, el uso adecuado de tòpicos, la dieta y actividad física, constituyan la base para lograr el èxito deseado.
Bibiliografìa:
- Sacha Barrio Healey, La gran revoluciòn de las grasas.
- Gina Righi, Celulitis, como vencerla.
- Otti Krempel, Adios a la celulitis
- Sacha Barrio Healey, La nutriciòn inteligente.

martes, 28 de junio de 2011

TODO SOBRE LA CELULITIS PARTE II

CAUSAS QUE DAN ORIGEN A LA CELULITIS
La celulitis se origina (al igual que muchos otros cambios y enfermades de carácter metabòlico) a la concurrencia de varios factores). Considerar que es solo uno la causa que lo origina, podría conducirnos fàcilmemente al error, ya que el campo de acciòn de los diversos motivos normalmente nos llevan a un callejòn sin salida en el que concurren todas las caracterìsticas de un circulo vicioso. Asì tenemos una alteraciòn del sistema hormonal el cual puede perturbar por completo el proceso de desarrollo de los tejidos y tal circunstancia provoca el que la piel adopte un aspecto hinchado y extremadamente áspero al tacto. Otro factor que tenemos es debido a la falta de actividad fìsica, tambièn una mala alimentaciòn produce con el tiempo una mayor acumulaciòn de grasa, toxinas y lìquido en el tejido subcutàneo, por otro lado un trastorno en la circulaciòn altera el equilibrio del tejido conjuntivo dando lugar a màs celulitis, etc.
El nùmero de mujeres que padecen celulitis (una de cada dos) contrasta con el nùmero de hombres (uno de cada cincuenta).
Hormonal
La respuesta està en las mismas hormonas femeninas, es decir en la funciòn especìfica que debe realizar el cuerpo femenino; la concepciòn, el embarazo y el nacimiento de un niño. El tejido conjuntivo de la mujer se altera en la pubertad. Las hormonas femeninas, los estrògenos, responsables de la madurez sexual de la mujer y la progesterona, que colabora con estos en los procesos biològicos, posibilitan el reparto y condicionan la estructura del tejido adiposo del cuerpo de la mujer. La progesterona se encarga principalmente de mantener la elasticidad en la espesa red formada por los colàgenos rìgidos y las fibras gomosas de elastina del abdomen (el colàgeno y la elastina son las proteìnas estructurales del tejido conjuntivo). Durante la pubertad, el tejido adquiere una mayor flexibilidad, generalmente en la zona de los glùteos, busto y brazos. Una correcta alimentaciòn y actividad fìsica, refuerzan y aumentan la elasticidad del tejido conjuntivo. 
Diversos informes especializados en celulitis, consideran que la ingestiòn regular de la pildora anticonceptiva produce una alteraciòn hormonal que interrumpe la ovulaciòn y crea en el organismo una situaciòn de falso embarazo. Bajo la acciòn de las hormonas ingeridas con las pildoras el organismo se prepara para acoger una gestaciòn y el tejido adiposo subcutàneo se distiende y se ablanda; asì se explican algunos efectos secundarios de la pildora anticonceptiva con el aumento del peso y una mayor retensiòn de agua en el tejido conjuntivo (edema), que favorece la formaciòn de la celulitis. Otro problema hormonal de las mujeres llega con la menopausia. En esta etapa las mujeres dejan de producir estrògenos y progesterona, aparecen los sìntomas desagradables, como sofocos y con frecuencia descalcificaciòn. Los tratamientos sustitutivos con estrògenos pueden producir efectos similares a los anticonceptivos favoreciendo la apariciòn de la celulitis o agravarla.
http://www.gnc.com.mx/tunutriologoMes2.php?mes=20
Trastornos circulatorios
El deterioro del flujo sanguìneo, por obstrucción venosa o por fallo de las válvulas, produce un transporte deficiente de lìquidos y toxinas que se acumulan formando edemas y favorecen el deterioro del tejido conjuntivo. Para entender bien este proceso, recordemos que primero el corazón envia sangre limpia a través de las arterias. A lo largo de su trayecto estas arterias se van adelgazando hasta formar los capilares arteriales, màs finos que un cabello, permiten el contacto directo de la sangre y los tejidos. Por medio de estos capilares la sangre aporta al organismo el oxìgeno y los nutrientes necesarios para subsistir. De la misma manera, en su trayecto las venas se van adelgazando hasta formar los capilares venosos. Estos tiene la funciòn de recoger loa productos de desecho y conducirlos hacia los òrganos encargados de expulsarlos del circuito. El lugar donde los capilares arteriales y venosos intercambian sus componentes (oxìgeno y nutrientes por desechos y toxinas) es precisamente el tejido subcutàneo.  Si por alguna causa se produce un dèficit de irrigaciòn o la cantidad de tòxinas incorporadas es tan grande que supera la capacidad normal de eliminaciòn de los capilares venosos, la precisión del sistema falla y se altera el equilibrio del tejido dando lugar a la celulitis. Posteriormente se produce un fallo en el drenaje linfático de las cèlulas que impiden la eliminaciòn de esta retención de lìquidos y provoca alteraciones del tejido graso subcutáneo. En la siguiente fase, estas acumulaciones acaban formando nódulos donde se establecen un exceso de grasa y toxinas, y son precisamente estos nódulos los que confieren a la piel un aspecto acolchado, que se denomina vulgarmente "piel de naranja".  Aquellas personas que desarrollan una actividad de pie o sentada por muchas horas, son propensas a desarrollar celulitis, varices y trombosis.
Un dato muy importante lo señala el Doctor Sacha Barrio Healey (Medicina herbolaria, Nutricionista y medicina alternativa), en su gran libro: La nutriciòn inteligente. Ahi menciona como una mala alimentaciòn puede disminuir la carga elèctrica negativa de las cèlulas rojas ocasionando problemas circulatorios.
Falta de movimiento
Como consecuencia de una carencia prolongada de actividad fìsica, el tejido subcutàneo no recibe los estímulos suficientes para utilizar el exceso de grasa y eliminar el agua, siendo el resultado retener màs agua y grasa. Las cèlulas adiposas se agrandan y se deforman hasta que en las dos capas superiores de la piel (dermis y epidermis) se hacen visibles los sìntomas. Esto sucede cuando el tejido conjuntivo de la piel ha perdido la capacidad para evitar que la cèlulas se hinchen y no pueda controlar su funciòn esencial, que es la de proporcionar firmeza y elasticidad a la piel sin que se produzcan anomalías.
El sedentarismo, las pocas ganas de practicar deporte o gimnasia, etc, agravan la situación. El cuerpo advierte tal abandono, que se manifiesta en el hecho de que los vasos que atraviesan el tejido conjuntivo reciben un menor riego sanguìneo. La actividad sedentaria puede acarrear trastornos circulatorios desde los tobillos hasta la zona de la pelvis. Como el tejido conjuntivo no se oxigena debidamente los excedentes lìquidos tampoco se eliminan y aparecen depòsitos de impurezas en la cèlulas (grasa, agua y toxinas).
Un aspecto fundamental en el tratamiento de la celulitis es hacer ejercicios fìsicos de manera regular y a largo plazo, que deberìa constituirse como principio vital. Como todos sabemos, las repercuciones de la carencia de actividad muscular solo son perceptibles con el paso de los años. Algùn tiempo despuès nuestro tejido conjuntivo da cuenta de los daños y observamos la flacidez de los glùteos, antes duros y del abdomen distendido, antes firmes.
Otro serio problema que lo agrava màs en vez de reducirlo, es el de entrenar exageradamente (series, repeticiones, carga, frecuencia de entrenamiento, etc). Un gran error, es el siguiente; los rebotes o impactos, el cual produce un intenso golpeteo sobre la planta de los pies lo cual ocasiona una conmosiòn capilar venosa en el àrea del tejido conjuntivo y esto puede originar una mayor alteraciòn local. 
Mala alimentaciòn
"Que tu alimento sea tu medicina, que tu medicina sea tu alimento", la frase de Hipòcrates la conocen muchas personas, pero pocas son las que paran realmente a pensar en el significado que tiene. Antes de comer sin apetito, y de manera irracional deberíamos reflexionar en si el plato que tenemos delante es tan bueno nutritivamente y sabroso para el paladar. Ciertos hàbitos negativos, como el de realizar un desayuno frugal y una o dos copiosas comidas durante el resto del dìa representan una catástrofe programada y repercuten negativamente en nuestro organismo. En esta època en lo que todo es light y se hace ràpido, resulta para la mayoría complicado seguir una alimentaciòn balanceada, natural y consciente. Actuando asì lo que hacemos es obligar a nuestro metabolismo a compartir las consecuencias.
Lo que toda mujer necesita para hacer frente a la celulitis y las exigencias que impone la vida cotidiana es la de llevar a cabo una nutriciòn inteligente basada en alimentos vivos, como por ejemplo verduras y frutas crudas o en estractos para aprovechar sus enzimas, vitaminas y minerales. Las semillas oleaginosas resultan sorprendentes por su contenido en àcidos omega grasos 3 y omega 6, resultando eficaz el aceite de linaza, seguido del aceite de coco y como buena alternativa el aceite de ajonjoli, nueces, pecanas y almendras.
Los alimentos germinados, se caracterizan porque tiene la virtud de activar la energía en el ser humano. Son comidas crudas con alto contenido de enzimas vivas: vegetales y frutos crudos y germinados. El doctor Szekely predijo que una dieta rica en superalimentos biogènicos (germinados) nos ofrece una vida llena de energìa, inmunidad contra diferentes enfermedades y una mente lùcida y productiva. Una dieta cruda pero sin germinados carece de un ingrediente vital.
http://www.naturalinea.com/newsitem.asp?id=326
Los alimentos cocinados son una buena fuente pero no deben ser màs que los alimentos crudos y germinados. Entre ellos tenemos los cereales; quinua, avena, arroz integral, pan negro ocasionalmente, otra buena fuente es el camote, yuca, olluco, entre las leguminosas; lentejas, garbanzo, frìjol negro, y de proteìna una o dos veces por semana peces de mar profundo; bonito, jurel, cojinova, atùn, salmòn.
El agua es un factor importante, participa como medio de transporte, fuente y disoluciòn de numerosas sustancias en los procesos bioquìmicos y físicos de nuestro organismo. La ingesta de poco lìquido significa, por ejemplo para los riñones una carga enorme, puesto que como òrganos depuradores no pueden transportar todas las impurezas y sustancias nocivas para su eliminaciòn. El agua es el primer componente de la sangre, es el mecanismo de transporte màs importante que tiene el organismo.
Bibliografìa:
- Gina Righi, La celulitis como vencerla
- Otti Krempel, Adiós a la celulitis
- Sacha Barrio Healey, La nutrición inteligente

TODO SOBRE LA CELULITIS PARTE I

La celulitis es un mal que aqueja a millones de personas del sexo femenino y en menor grado a los hombres. Para combatir y reducir la celulitis es necesario entenderla, y programar una estrategia en base a ejercicios especìficos sin descuidar la dieta, la cual va a constituir un arma eficaz para mejorar notablemente el aspecto de la piel y reducir progresivamente la celulitis.
Como es un tema que involucra muchos aspectos; metabolismo, dieta, ejercicio, descanso y aptitud lo voy a presentar en tres partes.
Empecemos con su definiciòn. Se entiende por celulitis la acumulaciòn de tejido adiposo formando nòdulo y hoyuelos que ocasionan el aspecto de "piel de naranja", y se localiza en las llamadas regiones ginoides; caderas, muslos, glùteos, abdomen. La celulitis no puede ser considerada como una enfermedad, sino como una alteraciòn estètica de la superficie de la piel que afecta a entre el 85% y 95% de las mujeres a partir de la adolescencia en mayor o menor grado. Doctora Eia Roo (Coordinadora de la unidad de dermatología estètica del hospital sur de Alcorcòn, Madrid-España).
La palabra celulitis es un termino cosmètico utilizado para nombrar ciertas zonas del cuerpo que dan el aspecto de "piel de naranja", debido a depósitos circunscritos de grasa. Estos depòsitos de grasa ocurren en muslos, caderas y nalgas de mujeres delgadas o con sobrepeso, estos pueden iniciar desde la pubertad, sin embargo son màs evidentes en mujeres mayores de 30 años. Doctora Josefina de Peña, Doctor Mauricio Hernàndez_Pèrez (Sociedad Mexicana de Dermatologìa).
En concreto la ciencia mèdica llama a la celulitis fibroedema geloide o lipodistrofia (malformaciòn del tejido adiposo) y la reconocen como un trastorno que es a su vez, una alteraciòn fisiològica y orgànica. La celulitis es una trasnformaciòn progresiva del tejido conjuntivo en el tejido subcutàneo (el que se aloja por debajo de la epidermis y la dermis). Este mal es esencialmente femenina y ataca en cualquier momento de la vida, aunque prefiere las èpocas de mayor revoluciòn hormonal; la pubertad, el embarazo y la menopausia.
 ¿Què es un tejido?
Un tejido es una agrupaciòn de cèlulas semejantes, bàsicamente todos los tejidos se pueden clasificar en cuatro grupos: tejidos de revestimiento, conjuntivo o conectivo, muscular y nervioso.
El tejido conjuntivo o conectivo es el elemento unificador de nuestro cuerpo. Su funciòn principal es mantener unidos los distintos òrganos y elementos de nuestro organismo. Se caracteriza por ser muy rico en fibras que le confieren a la piel resistencia, elasticidad y consistencia. El tejido conjuntivo sano soporta bien la presión de los mùsculos y adopta tras la dilatación su posiciòn original, sin perder su elasticidad. Este mecanismo que actùa en la piel, especialmente en el tejido subcutàneo, es producto de un entramado en forma de red, que consta de colàgenos y fibras elàsticas, el cual debe ser capaz de recuperar su estado original: de ahì que la piel aparezca siempre lisa y elástica. El grosor del tejido conjuntivo varía considerablemente segùn el sexo, la edad, el modo de vida y el estado nutricional, tambièn depende de la situaciòn hormonal y de la transmisiòn hereditaria en determinadas zonas del cuerpo. Por ejemplo, en caso de exceso de peso, esta reserva de grasa se almacena frecuentemente en el tejido subcutàneo del abdomen, glùteos, caderas, busto, y regiòn lumbar, conocida como adiposidad debido al exceso de calorìas, producto de una alimentaciòn errónea. Pero tambièn està malnutriciòn altera el tejido subcutàneo y produce un aumento de volumen en àreas localizadas del cuerpo debido a la acumulaciòn de grasa, retenciòn de lìquidos y tambièn de toxinas lo que da lugar a la celulitis, ademàs la circulaciòn sanguìnea se ve afectada, asì como una degeneraciòn progresiva del tejido subcutàneo, que provoca un envejecimiento de la piel.
La piel està formada por tres capas: la epidermis (la màs superficial), la dermis (intermedia) y el tejido subcutàneo (la màs profunda). El tejido subcutàneo integra la parte màs profunda y màs gruesa de la piel y se compone bàsicamente de tejido conjuntivo esponjoso y de acumulaciòn de cèlulas adiposas. Los espacios que quedan entre las cèlulas adiposas estàn cubiertos por fibras colàgenas y elàsticas y recorridos por vasos sanguíneos y por fibras nerviosas. Los factores de riesgo principales que conducen a la formaciòn de celulitis son la perdida de elasticidad del tejido conjuntivo (dieta, estilo de vida y genètica, trastorno circulatorio).
Bibiliografia:
- Gina Righi, La celulitis como vencerla
- Otti Krempel, Adiós a la celulitis.

martes, 4 de enero de 2011

Composiciòn nutricional del arroz

El arroz es un cereal y debido a su alto contenido de almidòn obtenemos de el una gran aporte de energìa. El arroz blanco, también llamado arroz refinado, es el que más se consume a nivel mundial. El arroz blanco es el grano de arroz pulido, sin la cáscara. El arroz utilizado en su forma natural (con casi todas sus capas, menos la más externa) se denomina arroz integral.
La composiciòn nutricional del arroz varía segùn la cociòn, si es cruda, si es integral o parbolizado. En el siguiente cuadro podràs notar su composiciòn nutricional.
Nota: aproximadamente de 30 gramos de arroz crudo  se obtiene 100 gramos de arroz cocido. Media taza equivale a 100 gramos de arroz cocido

 Luis Moscoso.