viernes, 15 de enero de 2016

LOS AB



Si hay algún grupo muscular que puede contribuir a mejorar  la simetría general, nos referimos entonces al conjunto abdomen-oblicuos.
Por lo general la musculatura abdominal suele estar falta de tono muscular debido a una carencia de actividad física. Si miramos a su antagonista (musculatura lumbar) que tiende a un excesivo tono (gran tensiòn), producto de la misma inactividad el resultado no es nada alentador, ya que, se va a producir descompensaciones en la región pélvica y lumbar produciendo hiperlordosis con problemas de ciáticas y sobre cargas lumbares.
Es a partir de los 30 años que el peligro de lesión o problemas mecánicos aumenta en ambos sexos, se observan vientres flácidos o aumentados, debido a varios factores, entre ellos; a una falta de actividad física, sedentarismo, dieta hipercalórica, problemas posturales, ortopédicos, etc.
El problema de un vientre flácido o aumentado, considerado antiestético, implica algo mayor, ya que una de las funciones principales del abdomen es la de mantener en su lugar las vísceras abdominales; (esta acción básicamente la ejerce el transverso del abdomen), fortalecer la espalda para mantener una postura correcta y mantener saludablemente la columna vertebral, intervienen además: en la respiración, la tos, el estornudo, la digestión y evacuación.
Los músculos abdominales, son algo màs que unos mùsculos situados en el abdomen que debes entrenar con dedicaciòn y control, para dar sostén a la espalda, mejorar nuestra condiciòn fìsica y poder solucionar problemas posturales, ya que una debilidad en esta àrea puede causar serias lesiones y limitar mucho la efectividad de los mismos. Es fundamental conocer la anatomía y la biomecànica de la musculatura abdominal para garantizar un trabajo seguro y efectivo. Cualquier persona puede mejorar su apariencia abdominal. solo hay que querer conseguirlo. Josè Viñas Buenache (tratado culturista, 1996) señala; en el entrenamiento abdominal hay que dedicar especial cuidado a los mùsculos situados por encima y por debajo del ombligo, ya que esta es la zona donde se acumula con facilidad la grasa. Los otros mùsculos abdominales, al estar situados en mejor posición, reciben màs trabajo y menos grasa.


Mùsculos que mueven el tronco y el tòrax. Por definiciòn anatòmica, el tronco incluye las regiones lumbar y toràcica de la columna vertebral. El grado de movimiento posible entre las vèrtebras adyacentes, si se combina a lo largo de varios segmentos, puede permitir una amplitud considerable de flexiòn, extensiòn, inclinaciòn lateral y rotaciòn del tronco, con enormes beneficios si se realizan bien y, perjudiciales para la espalda si los abdominales se efectúan mal. La flexiòn del tronco se produce cuando las regiones lumbar y toràcica de la columna vertebral se doblan hacia adelante; el movimiento en dirección contraria es de extensiòn. La rotaciòn del tronco se produce con la suma de los movimientos de cada vértebra, que permite al tronco girar hacia la derecha o la izquierda. La inclinaciòn lateral del tronco (flexiòn lateral), se produce cuando el nivel de los hombros se inclina respecto al de la pelvis y, por lo tanto se aprecia flexiòn lateral en los lados derecho e izquierdo.


Mùsculos que flexionan el tronco: Recto del abdomen, Oblicuo externo del abdomen, Oblicuo interno del abdomen, Psoas menor, Psoas mayor.
Mùsculos que giran el tronco: Multifidos, Oblicuo interno del abdomen, Oblicuo externo del abdomen.
Mùsculos que flexionan el tronco en sentido lateral: Cuadrado lumbar, Intertransversos, Oblicuo interno del abdomen, Oblicuo externo del abdomen, Recto del abdomen, Erector de la columna, Multifidos.
Mùsculos que extienden el tronco: Cuadrado lumbar, multifidos, erector de la columna, interespinosos.
Origen e inserciòn: los mùsculos abdominales que flexionan el tronco como el recto del abdomen, tiene su origen en la cresta del pubis y se inserta en la superficie anterior de la apófisis xifoides del esternòn y en los cartílagos costales de la V, VI y VII costillas. Su funciòn: 1) cuando la pelvis està fijo acerca el esternòn a la pelvis (abdominales superiores) ejemplo: flexiòn del tronco hacia adelante, 2) cuando el tòrax està fijo eleva la pelvis (abdominales inferiores) ejemplo; el clàsico ejercicio de elevaciòn de caderas.
Los mùsculos que rotan y giran el tronco. El mùsculo oblicuo externo que tiene su origen en la cara externa de la V a XII costillas y se inserta en la cresta iliaca, tubèrculo del pubis, lìnea alba. Funciòn: mediante la contracciòn completa, el mùsculo oblicuo externo apoya el movimiento de flexiòn del tronco hacia adelante y mediante la contracciòn lateral, gira el tronco hacia la parte contraria.
El mùsculo oblicuo interno que tiene su origen en los dos tercios anteriores de la lìnea intermedia de la cresta ilìaca y se inserta en los bordes inferiores de la IX, X, XI y XII costillas. Funciòn: mediante su contracciòn completa, el mùsculo oblicuo interno del abdomen apoya la flexiòn del tronco hacia adelante y mediante la contracciòn unilateral flexiona el tronco en sentido lateral hacia el lado que està la flexiòn.
Mùsculo que flexiona lateralmente el tronco. El mùsculo cuadrado lumbar es un mùsculo grande, plano, situado en la pared abdominal posterior y, se origina entre la pelvis y la XII costilla. Se inserta en sentido inferior en el ligamento ileolumbar y en la parte posterior adyacente de la cresta ilìaca. Funciòn: flexiòn lateral del tronco hacia el mismo lado.
Nótese que al efectuar cualquier ejercicio abdominal no se acciona un solo mùsculo, sino que estos trabajan en conjunto. Que uno de ellos predomine sobre los demàs va a depender en gran medida de la posiciòn que adopte el cuerpo. Por ejemplo, el movimiento del tronco hacia el lado derecho estando de pie (flexiòn lateral) depende de los mùsculos del lado derecho: recto del abdomen, oblicuo externo e interno del abdomen, erector de la columna pero, es el mùsculo cuadrado lumbar quien realiza la mayor parte de la acciòn muscular. En la flexiòn del tronco hacia adelante, los mùsculos oblicuos del abdomen apoyan la contracciòn, siendo el mùsculo recto del abdomen quien realiza la mayor parte de la contracciòn.
FLEXION DEL TRONCO HACIA ADELANTE: Recuerda la pared abdominal abarca desde el apèndice xifoides del esternòn, costillas, hasta la pelvis. Por lo tanto el àrea de trabajo abdominal deberá ser localizado. A la flexiòn del tronco tambièn se le denomina ABS superiores y pueden ser realizados; en el piso, sobre un banco o sobre un balòn. Otro aspecto a señalar es que, sin necesidad de añadir carga o peso, el grado de dificultad en el entrenamiento abdominal, puede ser efectuado por medio de tres variantes: a) de acuerdo a la posiciòn de las manos, b) de acuerdo a la posiciòn del banco y c) de acuerdo a la posiciòn de los pies.
Como se realiza la flexiòn del tronco: echado/a sobre el piso o sobre una colchoneta, con la espalda y cabeza completamente pegada al piso, y las rodillas flexionadas, situando los pies de preferencia en dorsiflexiòn para evitar la acciòn de los mùsculos flexores de la cadera. Colocar las manos detràs de la cabeza o sobre el pecho contraer el abdomen, inspirar y despegar lentamente la cabeza y los hombros del piso hasta lograr la mayor contracciòn, exhalar y regresar lentamente hasta la posiciòn de inicio repitiendo el movimiento tantas veces sea necesario. El movimiento se centra al acercar el esternòn a la pelvis. La cabeza debe estar relajada para no lesionar la musculatura del cuello, para ello, la mirada debes mantenerlo en un àngulo de 45º mirando hacia arriba y adelante. Es muy importante que eleves el tronco tan solo 30º, es decir suficiente con elevar los hombros del piso, ya que si seguimos elevando el tronco aunque el abdomen siga contraído, el responsable de està ùltima acciòn serà el mùsculo psoas, el cual puede lesionar seriamente la zona lumbar.
Errores de ejecuciòn: a) tirar fuertemente de la cabeza con la manos, movimiento no deseado por dos razones: al tirar fuertemente de la cabeza se produce un arqueamiento excesivo de la columna, en especial en la zona lumbar y una tensiòn fuerte en la regiòn cervical, pudiendo lesionar dichas estructuras. Por lo tanto, durante el entrenamiento abdominal debes evitar este tipo de movimientos para no ocasionar una lesiòn. B) Pegar la barbilla al pecho, cosa no deseada ya que reduce la eficacia del ejercicio abdominal, esto se complica al juntar los codos hacia el centro. La contracciòn abdominal consiste en acercar el esternòn a la pelvis. Así de simple, entonces porque complicarla. Recuerda que la flexiòn del tronco hacia adelante se produce mediante la contracciòn concèntrica del mùsculo recto del abdomen, músculo oblicuo externo y mùsculo oblicuo interno a ambos lados. Si la pelvis se convierte en el punto fijo, como es este caso, entonces estos mismos mùsculos pueden elevar el tronco hacia adelante. Otro aspecto crucial a señalar es que la zona abdominal tiene una musculatura con fibras de contracciòn ràpida que en muchas personas es predominante, por lo tanto, se deben de entrenar en un rango de repeticiones variable de 8 a 15, pudiendo alternar esto con repeticiones altas para cubrir todas las fibras (màs de 40 segundos de ejecuciòn en una serie significa una resistencia ligera). Las mujeres responden mejor a repeticiones altas.


El Dr. Michael Yessis señala en su articulo "la elevaciòn del tronco". Cuando la elevaciòn del tronco se hace con todo su recorrido de intervalo, con la cabeza regresando a su punto de partida contra el suelo, no hay efectos negativos para la postura. Sin embargo, sì el recorrido es muy limitado (mucha gente no regresa la cabeza al suelo) los abdominales se acortan hasta tal punto que tiran de la caja toràcica hacia las caderas (acciòn no deseada). 1- Para que la elevaciòn del tronco sea màs segura y efectiva se comienza con levantar la cabeza y luego los hombros a medida que redondeamos la columna vertebral. Elevar la cabeza ayuda a eliminar las consecuencias negativas de los flexores de la cadera. 2- Cuando doblamos las rodillas y mantenemos los pies en dorsiflexiòn a la vez que mantenemos la espalda plana sobre el suelo, aplanamos la parte lumbar de la espina dorsal y eliminamos de 26 a 30 kilos de presiòn de la espalda baja. Un aspecto muy importante a tener en cuenta.
ELEVACION DE CADERAS: en el caso de los ABS inferiores, tambièn conocido como elevaciones de cadera, el ùnico motivo para cambiarle el nombre se resume en la necesidad de entender que las piernas y los mùsculos que las mueven no deben participar en el ejercicio significativamente. Mùsculos que intervienen; bàsicamente el recto del abdomen, el mùsculo oblicuo externo y el mùsculo oblicuo interno. El ejercicio abdominal de elevaciòn de caderas puede ser realizado en el suelo, en un banco plano o sobre una tabla inclinada.


Como se realiza la elevaciòn de la cadera: para efectuarlo nos situaremos en el suelo, en un banco o tabla inclinada (ver gràfico) y nos sujetaremos de las manos en algùn asidero. Antes de ejecutar el ejercicio, es importante delimitar el recorrido, situando las caderas a 90º grados de flexiòn y acto seguido elevar las caderas hasta el punto que notemos que la zona lumbar comienza a despegarse de la superficie de apoyo.. Es importante mantener las rodillas semiflexionadas con el objeto de aliviar la tensiòn en los cuadrìceps. Hacer la elevaciòn de cadera, acercando la pelvis al esternòn hasta conseguir la total contracciòn abdominal. Regresar a la posiciòn de inicio para repetir el movimiento tantas veces sea necesario. En el caso de los ABS inferiores por una cuestiòn anatòmica es preferible al contraer inhalar en vez de exhalar. Como en el caso de los ABS superiores, se deben de entrenar en un rango variable de repeticiones de 8 a 15. Recordemos que las mujeres responden mejor a repeticiones altas.
Errores de ejecucuiòn: a) Despegar la zona lumbar: ello es consecuencia de un descenso excesivo de las piernas que desestabiliza la articulaciòn lumbo-sacra, provocando una notable tensiòn en dicha zona. b) flexionar las caderas; sèpase que los mùsculos abdominales, como el recto del abdomen y los oblicuos no participan directamente en la flexiòn de caderas, pero es un hecho muy recurrente, mejor dicho un vicio ya que esta pràctica crea una falsa sensaciòn de trabajo ya que el ejecutante cree que està elevando las caderas gracias a la acciòn del mùsculo recto del abdomen, pero dicha elevaciòn es consecuencia del impulso dado con las piernas y no de los mùsculos requeridos (recto del abdomen y oblicuos). c) despegar la zona dorsal durante la contracciòn abdominal. Una vez conseguida la total contracciòn del recto abdominal, se prolonga el recorrido a expensas de los mùsculos dorsales, e incluso de los flexores del codo. Si bien no supone un riesgo de lesiòn para la columna vertebral, dicha pràctica tiende a reducir el esfuerzo del mùsculo interesado y supone un gasto inùtil de energìa. Ver gráfico.


FLEXION LATERAL DEL TRONCO: de preferencia hacerlo de pie y con la piernas separadas al ancho de los hombros y las rodillas ligeramente semiflexionadas. Se puede efectuar a una mano con una mancuerna, con ambas manos o con una varilla de aluminio. El responsable de realizar la flexiòn lateral del tronco es el mùsculo cuadrado lumbar. Pero tambièn hay participaciòn indirecta del oblicuo externo. Es preferible antes de iniciar el ejercicio contraer el abdomen y flexionar a la vez a ambos lados el tronco sin detenerse al centro, al menos que se este realizando la flexiòn lateral a una mano.


Errores de ejecución: a) flexionar ligeramente el tronco hacia adelante; Ya que si lo hacemos, desviaremos el trabajo hacia otros grupos mùsculares y no al mùsculo solicitado. b) apoyar la varilla sobre el cuello y no sobre los hombros. Este tipo de movimiento genera gran tensiòn sobre las vèrtebras cervicales y disminuye la eficacia del ejercicio. Otro punto a señalar es que el movimiento lo realizan demasiado ràpido sin contraer debidamente la zona abdominal. c) mover las caderas y piernas durante la realización del ejercicio, d) flexiòn exagerada a los lados.  Recomendaciòn: haz el ejercicio con movimiento lentos y controlados pero sin exagerar y manteniendo una tensiòn constante. Recuerda que debes darle màs importancia a la calidad que a la cantidad de ejercicio.
ROTACION DEL TRONCO: Este ejercicio lo puedes realizar de pie o sentado en el suelo. El grado de rotaciòn debe ser realizado con mucho control.
Como se realiza la rotaciòn del tronco: de pie, con los pies separados un poco màs del ancho de los hombros. Sostener con ambas manos una varilla de aluminio apoyàndola sobre los hombros (nunca sobre la nuca) a la vez que se flexiona ligeramente las rodillas. Contraer el abdomen y empezar a rotar el tronco a ambos lados con la mirada adelante. Los mùsculos oblicuos con apoyo del recto del abdomen son los responsables de rotar el tronco. De ahì la importancia de localizar bien el ejercicio para optimizar los resultados. Los errores que se presentan en este ejercicio son: mover las piernas y caderas, movimientos bruscos del cuello, rotar demasiado ràpido, no asir adecuadamente la varilla. Si tienes algùn problema en la espalda te recomiendo que no hagas este tipo de movimiento. El nùmero de repeticiones debe ser variable de 15 a 20 repeticiones por cada lado. Preocupate en la tècnica que en la cantidad de repeticiones.


MUSCULO TRANSVERSO DEL ABDOMEN
El músculo transverso del abdomen se encuentra en la parte anterolateral y posterior del abdomen, debajo del músculo oblicuo menor.
Función del músculo transverso del abdomen:
- Espirador.
- Contrae y tensa la pared abdominal.
- Compresor de las vísceras del abdomen, por tanto clave en la protección y la salud de la columna vertebral. Si bien es cierto que no es visible, favorece mucho a la estética del la cintura porque se situa a modo de faja para las vísceras de ahi la importancia de ejercitar este músculo como ejercicio #1 en un programa de entrenamiento abdominal.

RECOMENDACIONES:
En todos los ejercicios que enfatizan la flexiòn del tronco hacia adelante, extensiòn, rotaciòn y flexiòn lateral del tronco debe tomarse un absoluto control y ritmo en su ejecuciòn sobre todo para prevenir lesiones o no acentuarlas.
Recuerda que no existe "afinamiento" de la zona abdominal y cintura por perdida de grasa. Hacer ejercicios abdominales no quema la grasa de esa zona, al menos significativamente.
No es un error el añadir cargas al entrenamiento abdominal a travès de discos, mancuernas o polea mientras se tenga una buena tècnica. Pero el exceso de carga (peso) al realizar ejercicios para los oblicuos desvía el trabajo a otros mùsculos lo cual incrementa el diámetro de la cintura.
En la medida de lo posible iniciar la rutina con entrenamiento de ABS inferiores ya que estas requieren màs coordinaciòn y activaciòn motora que los abdominales superiores, si se fatigan primero estas la intensidad de trabajo de los ABS inferiores no serà òptima.
El àrea de trabajo abdominal es corto, por lo tanto, debes realizarlo bien para obtener buenos resultados.
Un punto de vista muy interesante a señalar de la pàgina musculacion.net, la cual dice lo siguiente: tradicionalmente, era comùn encontrar clasificaciones de los ejercicios abdominales en funciòn de su influencia sobre la porciòn superior o inferior del recto abdominal. A este respecto, diversos estudios demuestran que:
El recto anterior del abdomen es el mùsculo màs superficial de los abdominales y se caracteriza por ser poligàstrico (3 - 4 vientres musculares), inervados independientemente, aunque por razones de aprendizaje se contraen a la vez (Lòpez 2000). Por esa razòn no se puede hablar de abdominales superiores e inferiores; la diferenciaciòn debe enfocarse hacia la región corporal que se moviliza (abdominales movilizando tronco y abdominales movilizando pelvis o ambos). Pero aùn hoy en dìa sigue utilizándose el termino de abdominales superiores e inferiores.
En lo que concierne al orden y manera de realizar los ejercicios abdominales lo pueden ver en el articulo: cintura de avispa.
Hay varias formas de ejercitar el músculo transverso del abdomen solo hay que dedicarle un poco de tiempo. Te recomiendo que veas el siguiente enlace.
http://www.youtube.com/watch?v=zcLhu09dso0
REFERENCIAS:
- Tratado culturista, Josè Viñas Buenache.
- Musculaciòn, Joaquin LLucia
- Anatomia y movimiento humano, Niguel Palastanga, Derek Field, Roger Soames.

TODO SOBRE LA CREATINA.......

La creatina (también denominada α-metil guanido-acético y frecuentemente abreviado en la literatura como (Cr) es un ácido orgánico nitrogenado que se encuentra en los músculos y células nerviosas de algunos organismos vivos. Es un derivado de los aminoácidos muy parecido a ellos en cuanto a su estructura molecular. Se sintetiza de forma natural en el hígado, el páncreas y en los riñones a partir de aminoácidos como la arginina, la glicina y la metionina. La creatina también se obtiene a través de la dieta; pescado, carnes y en otros productos animales, y en algunos vegetales (cantidades insignificantes). Constituye la fuente inmediata y directa para regenerar ATP y proveer de energía a las células musculares.
La creatina se ha convertido en los últimos tiempos en la sustancia  más popular y es utilizada por atletas y  deportistas en todo el mundo. La creatina se viene estudiando desde hace más de 15 años. Los primeros resultados de investigación fueron publicados en 1992. La creatina (Cr) es un compuesto nitrogenado natural muy similar a los aminoácidos que se combina con fosfato originando fosfocreatina (PC) (Barbany, 2002; Guillén del Castillo y Linares, 2002).
FUNCIONES
Bàsicamente cumple 4 funciones durante el ejercicio muscular intenso:
1- Regenera ATP, ùnica moneda de recambio energética que el mùsculo es capaz de utilizar
    para llevar a cabo su actividad.
2-Transporta la energìa desde su principal lugar de producciòn  (cèlulas musculares) hasta su
    lugar de utilizaciòn.
3- Ayuda a mantener el Ph en el interior de los mùsculos neutralizando que se acumule àcido
    làctico.
4- Ayuda a regular el aporte de energìa por medio de la utilizaciòn de la glucosa.
Una persona de 70 kilos tiene aproximadamente unos depósitos de creatina de 120 gramos. Alrededor del 95% se encuentra en la musculatura. Siendo las cantidades para está persona la de 2 gramos/día. De  los cuales el 50% es sintetizado por el propio organismo mientras que el otro 50% debe ser aportado a través de la dieta.
La creatina que consumen atletas y deportistas a través de los suplementos son una versión sintética de la sustancia y  su presentaciòn es bajo la forma de monohidrato de creatina, si es micronizado mejor, porque se absorbe mejor y evita problemas intestinales. Hay otras formas de creatina como el citrato de creatina y el fosfato de creatina, pero su eficacia es algo que todavía no se ha comprobado científicamente.
Varios estudios han demostrado que el suplemento con creatina mejora la fuerza muscular en los adultos, por lo tanto, parece que la creatina podría facilitar el aumento de la masa muscular cuando el entrenamiento sea bien direccionado. La creatina por si misma no puede desarrollar músculos. No es lo mismo decir a más creatina más músculo lo real es: A MAS MUSCULO MÀS CREATINA, y  obviamente a màs fuerza màs masa muscular.
Lo que si esta probado es que la creatina mejora la fuerza muscular en ejercicios intensos y de corta duración. Tomar creatina extra no garantiza un mejor resultado deportivo. Entonces tomar creatina para rendir màs en actividades de alta intensidad y de corta duraciòn, supone una ventaja.
RECOMENDACIONES:
Si vas a tomar el supleento creatina ingiere un poco más de agua de lo normal para evitar complicaciones a nivel de hígado y riñón. 


DOSIFICACION
A partir de 1990 se sugiere tomar creatina en 4-5 tomas durante 5 dìas (5 gramos aproximadamente en cada toma), lo que daba un total de 20-25 gramos/dìa, para luego, a partir del dìa 6 tomar solamente 3 gramos/dìa en una sola toma. En la pràctica no resultaba productivo para el mùsculo, pues gran parte de la creatina se eliminaba a travès de la orina. Estudios recientes recomiendan tomar creatina en cantidades pequeñas 0.5 a 1 gramo por cada toma y en un tope de 6 tomas como màximo. La ventaja es la de retrasar la absorciòn intestinal, lo cual permite que los mùsculos cuenten con màs creatina y no se excrete del todo por la orina. Otra recomendaciòn; tomalà junto con los alimentos y no en ayunas, y partir del dìa 6 o 7, solo debes tomar 2 gramos/dìa. Por cuanto tiempo: un promedio de 10 a 12 semanas y luego descansar 7 dìas.
No ha podido demostrarse con estudios de población de atletas sometidos a la ingesta de creatina que ésta afecte a la función renal. Otros estudios: obtenidos de González Boto, R. Garcìa Lòpez, D. y Herrero Alonso, J. A. en un estudio a ciego simple Newman y cols. (2003) comprobaron que la suplementaciòn con creatina en dosis elevadas durante unos pocos días seguida de otra más ligera y continuada en el tiempo, no alteraban la tolerancia a la glucosa y la acción de la insulina en adultos no entrenados. Para ello se eligió una muestra de 17 sujetos (grupo experimental n = 8; grupo control n = 9). El grupo experimental tomó una dosis de 20 g de creatina durante 5 días seguida de otra de 3 g durante 28 días. El grupo control tomó similares cantidades de glucosa durante el mismo periodo de tiempo. Los datos se tomaron a partir un test de tolerancia a la glucosa ingerida por vía oral, análisis de sangre y biopsias musculares antes y después de la suplementación. Los resultados reflejan que la ingesta de creatina no influye en el contenido muscular de glucógeno, en la concentración de glucosa ni en los niveles de insulina en sangre, sin embargo la Cr y la PC del músculo se vieron incrementadas en el grupo que tomó creatina respecto al grupo control. En este estudio la suplementación con Cr aumentó las reservas de Cr y PC musculares en sujetos no entrenados, lo cual puede suponer un incremento en el rendimiento físico en actividades con un elevado componente anaeróbico aláctico.
Este aumento de los depósitos de Cr y PC tras una suplementarían oral con creatina también ha sido confirmado recientemente por Powers y cols. (2003) en un estudio similar con atletas de fondo entrenados.
La creatina resulta muy útil para incrementar la fuerza muscular, solo hay que saber utilizarla. Ademàs de contar con respaldo científico es muy bueno para aquellas personas que llevan a cabo una actividad física intensa y corta.

martes, 12 de enero de 2016

VERDADES SOBRE EL ENTRENAMIENTO CON PESAS

Después de varias semanas de entrenar con pesas el progreso en masa muscular y fuerza se hace evidente, pero esto no nos debe llevar al error de creer que esto será eterno, porque nos puede llevar a sobreentrenarnos y lesiónarnos.
Las exigencias en intensidad y carga imponen un reto. El producto de esto que es el esfuerzo debe ser monitoreada y supervisada en cada etapa del entrenamiento con pesas. Esto significa que el progreso será eficiente y alentador y a largo plazo será aún mayor (Gonzales Badillo, 1997).
Cualquier programa de entrenamiento puede dar resultados después de algunos meses, pero si se sigue una progresión, y se enfatiza en la técnica, y en distribuir bien las cargas, lo más probable es que el rendimiento aumente de manera increible.
La frecuencia de entrenamiento aplicada al trabajo de fuerza se refiere a los días por semana en los que se entrenana cada grupo o zona muscular (Rhea et al.., 2003; Peterson et al.., 2004). La frecuencia óptima de entrenamiento (número de sesiones a la semana) depende de muchos factores (volumen, intensidad, selección de ejercicios, etc.).
Al parecer, frecuencias de entrenamiento de dos o tres dias alternativos a la semana en sujetos no entrenados en fuerza (principiante) se han mostrado efectivos (Jimenez, 2003), incluso estímulos de unos dos días en fases de mantenimiento (en sujetos no entrenados y durante períodos relativamente cortos).
Es indudable que un factor de intensificación del entrenamiento muscular, vendrá determinado por sesiones específicos para tronco, miembros superiores e inferiores o pares musculares (incluso un único grupo muscular), situados estratégicamente y aplicando procesos de reucuperación/adaptación (normalmente 48 - 72 horas).
Mayores frecuencias de entrenamiento, de hasta 6 sesiones por semana e incluso dobles sesiones, serán unicamente consideradas en sujetos con alto nivel de entrenamiento-rendimiento. Tratar de imitar a un campeón o bendecido genéticamente (misma rutina, intensidad, horas, etc.) suele conducir irremediablemente al fracaso.
Un consejo: entrena dentro de tus posibilidades y con una buena técnica y control del movimiento.
No hay una frecuencia óptima de entrenamiento para todos los grupos musculares del cuerpo humano (Feigenbaum y Pollock, 1997). Aunque generalmente se recomiendan tres días a la semana para conseguir unas ganancias óptimas de fuerza, la investigación indica que cada grupo muscular es único en su capacidad de entrenabilidad y adaptabilidad (Feigenbaum y Pollock, 1999)
Una frecuencia de dos sesiones semanales genera unas ganancias de fuerza del 80-90% de los beneficios que se consiguen con programas que se inician en el acondicionamiento muscular (Feigenbaum y Pollock, 1999; Hass et al..,  2001).
Te recomiendo que consigas el interesante libro: Manual del Entrenador Personal (Felipe Isidro, Juan Ramón Heredia, Piti Pinsach, Miguel Ramón Costa). A mayor información sobre el entrenamiento con pesas mejores resultados obtenemos.

lunes, 4 de enero de 2016

PORCENTAJE DE GRASA CORPORAL

Es importante tener en cuenta que en ocasiones los deportistas más exitosos (elite) dentro de una disciplina deportiva, no siempre se ubican dentro de los rangos señalados por la tabla; por lo tanto es conveniente tomar la información contenida en este reporte sobre porcentaje de grasa, como valores de referencia, y no como estándares rígidos.
Fuente: Gatorade Sports Sciense Exchangue.
Ejemplo: supongamos que una persona hace ejercicios con pesas al estilo culturista  (grasa recomendado  5 y 8%), pudiendo variar de acuerdo a la edad y sexo, para personas intermedias que no sean culturistas de competición un promedio de 13% - 18% estaría muy bueno
Para hallar su porcentaje de grasa óptimo se divide la masa libre de grasa actual entre el porcentaje deseado de masa magra expresado como una fracción decimal (7,15), así tenemos:
100% - 5% = 95% (porcentaje deseado de masa magra). Expresado como fracción decimal 0,95
100% - 8% = 92% (porcentaje deseado de masa magra). Expresado como fracción decimal 0,92
Ahora si la persona pesa 100 kilos y su porcentaje graso es 25%, su masa libre de grasa es 75 kilos
75 kilos ÷ 0.95 = 78.95 kilos
75 kilos ÷ 0.92 = 81.5 kilos
La persona del ejemplo debe pesar entre 78,95 kg y 81,5 kg (asumiendo que todo el peso perdido sea grasa) para ajustarse al porcentaje de grasa donde se obtiene el mejor rendimiento en su deporte.
Para aquellas personas que hacen deporte de manera regular o utilizan más días de entrenamiento sin el afán de competir, la siguiente tabla te permite clasificar la grasa por edad y sexo y se ajusta más a nuestra realidad. Esta tabla constituye una herramienta interesante para evaluar tu porcentaje de grasa corporal.
Puedes evaluarte cada 20 o 30 días según sea el caso o necesidad y la regla es a una misma hora para obtener un dato más cercano. Medirse a distintas horas arroja por regla general cifras distintas a las ya obtenidas anteriormente, alterando de esta manera el valor real de la grasa corporal.
Como observas, he presentado dos tablas sobre porcentaje graso uno corresponde a atletas y el segundo a personas comunes como es la mayoría.